Category Archives: Cultivo

Germinar semillas con Jiffy

Hidratar los Jiffy correctamente:

 

Los Jiffy son un medio de germinación muy cómodo y eficaz para la siembra de semillas siempre y cuando sepamos “al pie de la letra“ lo que hacemos con ellos. A diferencia de otros medios de germinación los Jiffy tienen una gran capacidad de absorber agua por lo que hay que tomar ciertas precauciones si no queremos que la germinación acabe en desastre.

Los Jiffys de 33mm solo necesitan 18 / 20 ml de agua para estar hidratados correctamente. Es importantísimo que los Jiffy no te absorban más de 18 / 20 ml de agua. Por lo tanto lo ideal es hidratarlos de uno en uno, por ejemplo en un vaso para que absorban justo su medida, Llenar de agua hasta 20 mililitros, vaciar en el vaso con el Jiffy y listo. Son justo 18 / 20 ml. Después de absorber toda el agua, la humedad aún no esta bien repartida por dentro del sustrato del Jiffy así que lo más conveniente es dejarlos reposar durante al menos 15 ó 20 minutos, antes de introducir la semilla que queremos germinar.

Una vez reposados es conveniente estirarlos un poco sin apretarlos llegando casi a duplicar su tamaño en altura, de esta manera oxigenarán perfectamente.

NOTA: Si se añade más agua de la cantidad indicada, el Jiffy de 33mm la absorberá pero quedará hidratado en exceso y en consecuencia disminuirá su contenido en oxígeno, poniendo en peligro la germinación, asi que mejor no pasarse de 18 a 20ml.

 

2- Hidratación de las semillas:

 

Poner a remojo las semillas en un recipiente con agua y dejarlas flotando durante 12 horas a una temperatura de 25 grados aproximadamente.

 

3- Colocación de la semilla en el Jiffy:

 

Para facilitar la salida del embrión es aconsejable colocar la semilla en una posición que no entorpezca su salida de la tierra. Es suficiente con colocarla en posición horizontal a una profundidad de medio centímetro para que ésta quede totalmente a oscuras bajo tierra, tapándola con la misma turba del jiffy por encima.Con esta profundidad en caso de que saliese accidentalmente la raíz hacia el exterior, será mucho más fácil sacarla y colocarla en su posición correcta. La raíz hacia abajo.

 

4- Preparación del propagador:

 

El propagador debe ser totalmente transparente para dejar pasar la luz que necesitará la siembra una vez brotada. Su colocación correcta es un lugar con luz pero sin sol directo, ni corrientes de aire. -Colocamos los Jiffy con la semilla ya introducida, y pulverizar muy fino solo las paredes y la tapadera del propagador por dentro para que queden cubiertas por pequeñas gotitas de agua. -Cerramos herméticamente el propagador, nunca más de 12 horas. las aberturas de la tapadera si las tiene renovaran continuamente el aire para evitar que se propaguen hongos. NOTA: Es muy importante que dentro del propagador la humedad no disminuya para evitar que el agua de los Jiffy se evapore. Esto se consigue sencillamente volviendo a rociar un poquito al cabo de dos o tres días, sólo si las paredes y la tapadera del propagador están secos. Los jiffy normalmente no es necesario volver a hidratarlos, puesto que estamos evitando que evaporen su humedad al estar cerrados con mucha humedad en el propagador. Pero si observas que se secan hay que echarles agua, en el caso de que la siembra tarde más de 3 días y estos hallan mostrado un ligero cambio de color habrá que volver a hidratarlos. Según vayan brotando las semillas hay que ir sacando los jiffys del propagador y trasplantarlos a una maceta con tierra. Es conveniente hidratar en ese momento los Jiffy a tope, es decir sumergiéndolos en la solución de riego que se prepare para el trasplante a las macetas. No es necesario retirar la tela que envuelve el sustrato del Jiffy puesto que las raíces la atraviesan fácilmente y es muy probable que intentando retirarla se pueda dañar alguna raíz. Además una de las ventajas de este medio de germinación es precisamente eso, evitamos tener que manipular los pequeños y susceptibles embriones recién nacidos.  No es para nada conveniente dejarlos en el jiffy ni siquiera un solo día después de haber brotado, ya que las raíces atraviesan el fundo del jiffy normalmente el primer día.